Wednesday, November 15, 2017

El Festival de Festivales promete ser una gran fiesta



A dos días del Festival de Festivales, la Corporación Pentágono y la Fundación Smart Life invitan a la población a la segunda versión de este evento, que expone en tres días de fiesta el talento de nuestros artistas en diversas disciplinas como música, danza, pintura, escultura y teatro.

El 17, 18 y 19 de noviembre, desde las 18:00, Santa Cruz de la Sierra respirará arte y cultura en diferentes escenarios, como la Plaza del Estudiante, la Manzana Uno y el Parque Urbano, serán testigos de este proyecto que surge de la necesidad de crear un movimiento artístico y cultural.

Matamba, Oxígeno, Andrés Barba, Joseca, AlexAndré, El Parche, Doble A, y la Camerata del Oriente serán algunos de los que participen, al igual que los artistas plásticos Adolfo Torrico, María Zanutti, Jamir Johanson, Édgar Márquez y Darwin Ibáñez.

Las flores de Erika Ewel en una expo en la Casa Melchor


Erika Ewel regresa cada año a Santa Cruz para mostrar sus nuevos trabajos, y en esta ocasión estará en una de las salas de la Casa Melchor Pinto (Sucre # 50), donde hoy, a las 20:00, inaugurará su muestra pictórica compuesta por una serie de nueve cuadros de gran formato trabajados en la técnica del óleo sobre lienzo.

Si bien la exposición no tiene título, las nueve piezas tienen un tema en común, las flores, con las que Ewel ha venido experimentando en los últimos años. “Los cuadros tienen colores muy vibrantes, con los que he venido trabajando durante este tiempo”, expuso Ewel. “Sigo trabajando con el tema de las flores, de lo más orgánico, pero cada vez se hace más abstracto, las imágenes se vuelven más sueltas, si se quiere decir así”, agregó la artista nacida en Santa Cruz, pero que vive desde hace muchos años en La Paz.

Con una trayectoria de más de 25 años, Ewel indicó que su manera de producir no ha cambiado: algo detona y ‘engancha’ y de ahí sale el tema. “En mis inicios trabajaba mucho sobre mi persona, después empecé a mirar el exterior y empecé a ocuparme del paisaje, después seguí con el detalle del paisaje: plantas, árboles, cosas más específicas; ahora ya son tres años que vengo trabajando con las flores”, explicó Ewel.

De rosas escritas y otros
El año pasado Ewel presentó una muestra basada en la rosa escrita, en la que diseccionaba a la rosa, tanto en la forma como en el concepto, a través de dibujos, poemas, pinturas y transparencias. “El objetivo de este año es mostrar mucho color, y que la mano al pintar sea más suelta”, comentó.

En todos estos años de carrera Ewel ha manejado la pintura al óleo, aunque también le gusta mucho trabajar con el arte textil, también tiene piezas de fotografía, desde un enfoque más conceptual. “Mi recorrido es así, como que la formación que he tenido en Brasil y en México me exigían mucha renovación, que no me estanque; entonces, por eso es que experimento con diferentes medios y temas”, acotó la artista. “Una vez que se agota el tema salto para el siguiente”, agregó.

Ewel hizo hincapié en los cambios que ha tenido desde que empezó con el arte, con obras que a veces funcionaban como un ‘autorretrato’, otras veces estaba el cuestionamiento de lo que es ser una mujer, y también la búsqueda de saber “dónde está uno parado”, aclaró. “Para mí no ha cambiado la manera de mirar, lo que ha cambiado es el objetivo”.

Erika, artista
Estudió Bellas Artes en la Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil; obtuvo una maestría en pintura en la Academia de San Carlos de México. Estuvo en bienales internacionales de arte, como la IX Bienal de Cuenca, Ecuador y la Bienal del Mercosur, en Porto Alegre, Brasil, en su primera, segunda y tercera versión.

Monday, November 13, 2017

Simón I. Patiño abre la huerta lúdica para cultivar y aprender


El centro cultural Simón I. Patiño inaugura este sábado en su sede de la calle Independencia y Suárez de Figueroa una huerta lúdica, en el que chicos y grandes experimentarán la habilidad de sembrar plantines, reflexionarán sobre el valor de la tierra y los estimulará a usar la prosa para expresar sus emociones al respecto.

La actividad empezará con un taller para niños, jóvenes y adultos que deseen aprender sobre las bases teóricas de la instalación y cuidado de una huerta a pequeña escala. Es un esfuerzo de tres unidades de Simón I. Patiño: el Centro de Ecología Aplicada, dirigido por Martín Baudoín; el Centro Ecopedagógico, José Baudeín y la coordinadora general del Centro Simón I. Patiño, Isabel Collazos.

“Este proyecto difunde una actividad que permite cambiar el chip, o cambiar la manera de percibir el entorno revalorizando desde lo más básico que es el suelo... El suelo tiene un valor fundamental que nos alimenta que nos permite la vida, esa simple concepción ya genera un cambio de mentalidad y se traduce en un mejor comportamiento con el medioambiente”, dijo José Baudeín.

En criterio de Martín Baudoín, la huerta lúdica da mucho conocimiento desde lo artístico. “Se puede escribir un poema, contar una historia, usar todas las maneras de expresarnos respecto a lo que vivimos, y que la experiencia se traduzca en resultados que nos quedan para siempre”, aseguró.

El taller costará Bs 80 porque cuenta con una publicación y un plantín.

Fallece Nicolás Menacho, el autor de las melodías más lindas del oriente

El padre de El trasnochador tocó sus últimos acordes ayer. El compositor favorito de Gladys Moreno, el hombre al que buscaban Raúl Otero Reiche y Hernando Sanabria Fernández para volver canción algunos de sus poemas, falleció ayer. Nicolás Menacho Tarabillo murió a las 13:30 a los 92 años y deja en este mundo un legado de más de 200 composiciones, entre las que se encuentran algunas de las más valoradas de la época de oro de la música oriental: El carretero, En la Pampita o Cortando el sur.

Nacido el 21 de enero de 1921 en Santa Cruz de la Sierra, era hijo de Eulogio Menacho, abogado, y de Leocadia Tarabillo. Destacó desde joven como músico en los actos cívicos de los colegios Obispo Santistevan, Nacional Florida y Nacional de Comercio. Persiguiendo esa vocación se fue a estudiar a la Escuela Nacional de Maestros, en Sucre, donde se graduó de maestro de música, teoría y solfeo. También hizo cursos de composición y dirección de orquestas en Argentina.

Cuando regresó a Santa Cruz de la Sierra, fue el profesor del colegio Nacional Florida y el instructor de teoría musical de la Escuela de Bellas Artes Víctor Serano. Por eso todo el que lo conocía se refería a él como “profesor”.
A mediados del siglo pasado, en las tardes, cuando el sol daba una tregua a los cruceños, en las aulas de la Escuela de Bellas Artes se reunía con Raúl Otero Reiche para hacer música cruceña. La primera composición que nació de la sociedad Otero-Menacho fue Poema oriental. Fue en 1947. En 1950, la mancuerna ya producía éxitos como Trago patrón, Cortando el sur o Pensando en ti.

Según Armando Terceros, líder de Los Cambitas y autor del Libro de Oro de la música cruceña, antes de que ambos se sentaran en los bancos de la Escuela de Bellas Artes, había música cruceña, se componían taquiraris, carnavales y chobenas, pero estaban más destinadas a ser tocadas por la banda. Con “Nicolás Menacho y Raúl Otero Reiche, la música oriental entró al salón”, dice Terceros.
Terceros tiene su propio Olimpo de compositores orientales integrado por Susano Azogue, Godofredo Núñez, Percy Ávila y Nicolás Menacho. Del primero lamenta que no haya tenido un gran letrista como socio. De Núñez destaca la alegría de su música y de Ávila lo popular que fue. Sin embargo, los tres componían para la ciudad, con una fuerte carga de palabras que solo podrían ser entendida en Santa Cruz de la Sierra (Alfredo Zitarrosa debió dar un pequeño glosario a su público antes de entonar El camba en Uruguay), pero eso no sucedía con Menacho. “Su música era más universal”, explica Terceros.

Esa ‘universalidad’ de letras se mantuvo con letristas como Sanabria Fernández, Luis Darío Vázquez, Óscar Barbery Justiniano y Pedro Rivero Mercado.
Pero había otro sello de distinción entre Menacho y los otros grandes músicos de su generación y esto era responsabilidad solo suya: la melodía. César Scotta, arreglista y director de orquesta que trabajó con Menacho para los Festivales Sombrero ‘e Saó y otros espectáculos, cree que era un gran diseñador de melodías, alguien que sabía muy bien diseñar su música para que se volviera inolvidable. Cree que se merece un gran homenaje de la ciudad.

Alguien que trabajó también con Menacho Tarabillo fue Édgar Lora. Lo tuvo como jurado de los festivales Sombrero ‘e Saó en los 80. Lo recuerda como un caballero puntual, que fundamentaba de forma sólida sus fallos y trataba de juzgar siempre a cabalidad. Lora dice que era un gran conocedor de las formas y estructuras de la música cruceña, pero también del folclore latinoamericano. Cree que a los jóvenes les convendría analizar las composiciones de Menacho para aprender de ellas.

Suma otra característica de Menacho. Considera que junto a Godofredo Núñez y José René Moreno fueron compositores que pensaron sus obras para ser cantadas y bailadas y que alcanzaran ese aire cruceño que Lora hoy extraña en las composiciones. “Nicolás Menacho fue un hombre de palmeras, de noches de luna, de Piraí y de cambas preciosas. Fue un gran caballero que amaba la música. Sus obras junto a Raúl Otero y Hernando Sanabria, son las mejores, como letra, arte y poesía. Hoy con tres peladas para pasar el carnaval cualquiera baila”, comenta Lora.
Florecer de la música
Armando Terceros explica que con las primeras composiciones de Menacho, comenzó a florecer el folclore oriental. No lo hizo él solo, sino fue parte de una generación de compositores irrepetible, pero sus composiciones junto a Otero Reiche se comenzaron a grabar rápidamente.

Uno de los ejemplos es que en el primer disco de larga duración de Gladys Moreno, dos de sus éxitos salieron de la inspiración de Menacho, Trago patrón y El carretero.
Pero su producción no se acaba con su partida física. Le dejó una herencia a Terceros, cuatro composiciones (taquiraris, chobena y carnaval) que serán grabadas en las próximas semanas. Así, los nuevos acordes de Nicolás Menacho sonarán para siempre en Santa Cruz.

Sunday, November 12, 2017

Falleció Nicolás Menacho, reconocido compositor cruceño

Cuando las agujetas del reloj marcaban las 13.30 de ayer, el corazón del compositor cruceño, Nicolás Menacho Tarabillo, dejó de latir a sus 92 años.

Se trata de un compositor de piezas musicales referentes en Santa Cruz, entre ellas se puede destacar ‘El Trasnochador’, ‘Èl Carretero”, “Trago Patrón’, además del Himno a la Bandera Cruceña. También compartió autoría con diferentes músicos.

Según información de El Deber, falleció por causas naturales.

De acuerdo con el portal del ‘Pentagrama del Recuerdo’, Menacho nació en la ciudad de Santa Cruz un 21 de enero 1925.

Desde niño mostró interés por la música, por ello, en su juventud eligió la Carrera de Música, inició en la Escuela Nacional de Maestros de Sucre, donde se graduó en 1946 como profesor de la Música y Solfeo, asimismo, se desempeñó como docente en el Colegio Nacional Florida, Escuela de Bellas Artes Víctor Serrano.

Thursday, November 9, 2017

Artistas de la ABAP exponen en el Centro de la Cultura Plurinacional


Desde ayer, en la sala Chiquitano del Centro de la Cultura Plurinacional, se exhibe la muestra colectiva de obras artísticas de los miembros de la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos filial Santa Cruz (ABAP).

Esta exposición es una conjunción de diferentes estilos que se están desarrollando en Santa Cruz, representados por 15 artistas pertenecientes a ABAP, que a través de su arte nos muestran un rescate de las tradiciones, el patrimonio cultural, la naturaleza y creaciones propias.

Son un total de 24 obras realizadas en una variedad de técnicas, como óleo sobre lienzo, acrílico sobre lienzo y técnica mixta, además de diferentes dimensiones, mostrándonos variedad de propuestas que se están generando actualmente.

ABAP es una de las asociaciones más importantes ya que representa a los artistas bolivianos, es una institución privada y civil sin fines de lucro con carácter profesional artístico- plástico que agrupa a todas las asociaciones de artistas plásticos del país.

Entre los integrantes de la muestra están Martha Ibáñez, con dos óleos; Alejandro Moreno, Pedro Martínez, Víctor Villarroel, que también tiene dos óleos; Lourdes Roxana Choque y Stacey Roush.

La ABAP expone cada año en distintas galerías de Santa Cruz, actualmente está presidida por Lourdes Choque y tiene varios afiliados.

Wednesday, November 8, 2017

La Bienal Contextos se inaugura hoy con la ‘selfie’ como tema principal



“Este retrato soy yo, pero no es completamente yo”, dijo alguna vez la artista estadounidense Cindy Sherman sobre una de sus obras, y esta cita sirve para reflejar el tema que abordará la V Bienal de Arte Contemporáneo Contextos, que se inicia hoy en Cochabamba, y que es curado por Ramiro Garavito y Douglas Rodrigo Rada, quienes han logrado reunir a 50 artistas de toda Bolivia para esta edición, 20 de ellos provenientes de Santa Cruz.

Precisamente, el tema de esta bienal es ¿Qué es una selfie?, que explora los contenidos surgidos de la necesidad de hacerse una selfie. Se inaugurará este martes a las 19:00, en el Centro Simón I. Patiño cochabambino.

Más allá de la banalidad
Ramiro Garavito indicó que la idea de convocar a los artistas -y no artistas- para participar en la bienal Contextos, teniendo a la selfie como tema de reflexión, pretende franquear la moda de su circunstancia y esa aparente banalidad que parece caracterizarla.

“Ir más allá de muchas otras convocatorias en el mundo acerca del mismo tema, en la medida en que intuimos que la selfie contiene alguna clave para la comprensión de nuestra contemporaneidad, pensamos que la selfie es algo más que un autorretrato, algo más que un costado personal con un fondo turístico, político o social, mucho más que un documento autobiográfico, más que un recurso para las redes sociales, algo más que una estrategia narcisista de la vanidad. Y el hecho de no poner en consideración un discurso curatorial previo obedeció precisamente a dejar en suspenso la posibilidad de un juicio a priori acerca del significado de la selfie”, explicó Garavito, creador de esta bienal junto con Douglas Rada, que desde su primera versión tiene el apoyo del Centro Patiño.

“Buscamos que el trabajo de los artistas sea capaz de generar símbolos, metáforas y significantes que nos acerquen a la comprensión de nuestro mundo. El tradicional catálogo al final de la muestra pretenderá ensayar un comentario curatorial acerca del resultado de ese trabajo”, agregó.

Representantes

Es de esta manera que 50 artistas de Bolivia, jóvenes y experimentados, estarán exhibiendo sus ‘selfies’ -que serán 78 piezas, ya que algunos artistas participan con más de una- desde hoy, entre ellos se puede mencionar a Raquel Schwartz, Roberto Valcárcel, Alejandra Alarcón, Alejandra Delgado, Graciela González, Aldahir Montaño, Belén Abella, Álvaro Gumucio, Carmen Fonseca, Valerie Monic, Glenda Zapata, Bernardo Zabalaga, Wara Urquiola, el colectivo orureño Perros Petardos, Lesly Moyano y Andrés Pereira.

Garavito manifestó que la convocatoria estuvo abierta para artistas y para ‘no artistas’, pero indicó que de este segundo grupo hubo poca participación, algo que no era previsible. “Aparentemente se sintieron algo intimidados de participar en una Bienal de arte, probablemente todavía subsiste esa obsoleta idea de que el arte es una actividad de algunos ‘elegidos’ por las musas”, dijo Garavito, que señaló que de parte de los artistas incluidos, hay un efecto constante de resignificación de la selfie, lo que parece alejarla del imaginario inmediato que la constituye.

La artista cruceña Belén Abella es una de las que fue seleccionada para la bienal. Para Abella, la selfie es un espejo, un reflejo sobre el cual todos tienen el control total y pueden proyectarse de la forma que más les guste.

“Mi obra trata acerca de cubrirme en un intento de lograr mi imagen ideal exacta, haciéndome quizás parecerme cada vez menos a mí misma. Contiene una ruptura entre quién soy y cómo quiero ser vista virtualmente”, indicó Abella.

Ramiro Garavito dijo que esta es la única bienal en Bolivia donde se hace crítica de arte. “Por eso el catálogo lo hacemos al finalizar la muestra. Un valioso documento que enriquece la carpeta de los artistas”, concluyó el curador.